mardi 16 octobre 2018

LA VERDAD DE LOS DOLORES CONCRETOS. Tulia Guisado: Estudio sobre noviembre. Notas de lectura XVI

¿Por qué, si no tengo que convencer a nadie, decir en este medio que este es uno de los más hermosos libros que he leído? ¿Que he leído jamás?
Cómo escribir sobre un libro que te deja roto de emoción, estremecido, lleno de gratitud.
No es un elogio. Es algo que corrobora la autora:

como ocurre con los buenos libros y los buenos escritores, es reconfortante
encontrar un eco de lo que uno dice y cree”.

Lo dice la propia Tulia Guisado: ella es una fantástica escritora que crea ecos. Y una reseña no le haría justicia. Tal vez unas notas, como un poema extraño:

Un libro con una prosa como una respiración entrecortada. Tensión, distensión, silencio.

Al filo de la poesía y de la prosa, de la transparencia y de la máscara.

Nostalgia y dolor justo: deambular por los dolores sin conocer el rumbo pero sin tardanzas inútiles: yendo en vaivén de certezas a dudas, apoyándose en las citas de otros poetas para después encontrar el alivio en los gestos concretos de un gato. Maneras de combatir noviembre. O de declararse vencido, qué importa el sentido o no de la vida, de la escritura, del poema que es en sí mismo

cada poema responde a una emoción, a una experiencia, a unas circunstancias.
Pero explicarlo es una trampa.”

Un muerto. Y una pena eterna en el tiempo movedizo: pasan los días, los meses, los años, pero siempre es noviembre.

Se sienten las punzadas del dolor, nos dan ganas de saber cómo gritar en silencio, o de hacer los mismos esfuerzos que la autora para -deslumbrante imagen- hablar bajo el agua. Dolor evocado, sin fascinaciones: este libro tiene la inmensa verdad de los dolores concretos.

Rutina, recuerdos, luz, siempre silencio: tal vez refugios. Y la fugacidad del tiempo para desvelarlos, fatalmente.

Todo lo tiñe una luz que quiere llegar, una luz

real que se aproxima al silencio, que tiende al silencio,
siempre en la zona de sombra, en los márgenes del foco.
De cualquier foco. Esa luz es la que alumbra

y la que lucha por ser luz contra noviembre, contra lo que es hermoso y absurdo: el mundo, nosotros. Luz en desigual batalla contra el eterno retorno del tiempo.

Y momentos de gracia, como el poema Foto, que erige a Tulia Guisado -no somos amigos, no tengo nada que vender- en una voz grandísima de las letras españolas. Iba leyendo ese poema y pensaba en Aleixandre y en Cernuda. Y unas páginas después, es la autora la que habla de ellos. Eco. Silencio y ecos. Empatía rara y total con un libro. Uno de los mejores de siempre. Gracias.

Tulia Guisado: Estudio sobre noviembre. Huerga y Fierro editores, 2018 

Aucun commentaire: